Tras haber pasado unos días bastante raros con el gemelo y haciendo entrenamientos en la elíptica, mi cuerpo se recuperó perfectamente y decidí probarme un poco en la carrera del pueblo «vecino». Los compañeros habían hablado muy bien de ella y los amigos de People and Fitness iban a montar un pequeño expositor, aprovechando la pequeña feria del corredor que se montaba para el evento.
 
Así pues tras una semana bastante dura de carga, lo normal para estas fechas, rodajes largos, series de todo tipo, gimnasio…etc nos plantábamos en Cerdanyola, con la idea de que mi estado de forma era bueno y que podría luchar por la victoria.
 
Nada mas lejos de la realidad, un 4º puesto con 25.10 min de tiempo, que me deja satisfecho físicamente ya que me encontré bastante bien, pero con el amargo sabor de no haber podido subir al pódium.
 
La carrera lenta en la primera de las dos vueltas, pasó a endurecerse drásticamente a partir de la mitad de la prueba, no pude seguir el ritmo de los de cabeza e intenté poner el mio, intentando llegar con fuerzas a la rampa final, para recortar algunos metros que no me sirvieron para alcanzar a los primeros.
 
Después de la carrera un Total Recovery en el stand me dejó como nuevo, y al día siguiente pude afrontar con garantías un entrenamiento de 18 kilómetros para seguir sumando.
 
Ahora el objetivo es seguir los entrenamientos, compitiendo en la medida de lo posible. Sin ir mas lejos esta fin de semana estaré en el Cross de Aranada de Duero en la provincia de Burgos, dispuesto a estar entre los mejores. La última vez que acudí a Aranda lo hacía para correr sobre un circuito totalmente nevado, espero que esta vez las condiciones climatológicas sean mas benévolas.