Han pasado unos cuantos días desde mi última actualización, unas cuantas semanas sin poder entrenar como quería y unos cuantos meses desde que en Septiembre de 2012, respaldado por mis buenos resultados y sensaciones, comenzábamos esta ilusionante temporada, a la que el Sábado ponía fin, de una forma desastrosa y no deseada: con una lesión.
 
Desde mi última «semana intensa» en la que viajé a Málaga-Huelva-Málaga-Avilés, venía arrastrando algo más que molestias, en mi sóleo izquierdo.
Todo empezó a principios del mes de Junio, cuando un Domingo por la mañana, me disponía a realizar mi último entrenamiento intenso de la semana; llevaba ya 6-7-8 sesiones en que parecía haber encontrado las sensaciones que tanto me gustan, ese momento tan gratificante de ponerte los clavos y quitarte la camiseta en un día soleado y caluroso, para dar todo lo que tienes dentro, pensando solo en un objetivo, en una marca, en una carrera…. los que me conocéis bien sabéis que es lo que mas me gusta de este deporte que practicamos, experimentar con ritmos altos, experimentar con mi cuerpo, buscar el límite… Sin embargo ese día el sóleo dijo basta.
 
Desde entonces solo me preocupé de una cosa, recuperarme y correr en Huelva y Avilés. Se que arriesgue al máximo, que los plazos eran corotos y que me presentaba en Huelva con tan solo 4 días de entrenamiento de carrera a pie y un día de buscar sensaciones en con los clavos. No me arrepiento. De mientras me había machacado en bici y elíptica, con el único objetivo de no perder la forma, de ser capaz de volver a la pista y seguir corriendo rápido…. creo que en cierta manera lo conseguí, pero mi maltrecha pierna izquierda no aguantó y desde el día que corrí en Avilés, todo ha sido un quiero y no puedo, luchando por mi recuperación, hasta que hemos agotado los plazos y siendo sinceros con nosotros mismos, con nuestro estado de forma, con la lesión y con el futuro, hemos decidido parar, poner fin a esta temporada, con toda la tristeza del mundo.
 
Tengo mi teoría sobre las lesiones, las recuperaciones, la necesidad de caerse para luego levantarse y ser mas fuerte, la consciencia de que todos jugamos a un juego y que perder y ganar es parte de él…. pero llevarlas a la práctica es otra historia, mucho mas difícil, mucho mas lejos que el mero hecho de pronunciar frases bonitas y aplicárselas a otros compañeros lesionados; cuando eres tú, todo se complica y tal vez relativizarlo sea el primer paso para recuperarse. 
 
Estos días, no se si para consolarme, para creérmelo o para pensar en mi recuperación… me ha dado por pensar que los grandes atletas se han echo también a base de grandes lesiones, de malos momentos, de superarlos y volver a la competición con la sensación de estar corriendo y disfrutando de lo que les gusta…. y no se porque también tengo la sensación, y atrevidamente, la certeza, la osadía e incluso la chulería, de pensar, que uno de ellos, voy a ser yo.
 
Así que desde ahora solo pienso en mi recuperación, para ordenar mi futuro, mi preparación y mi próxima temporada, dejando atrás los malos momentos, para recordarlos siempre y hacernos mas fuertes; tal vez no en marcas, tal vez tampoco en el atletismo, ni en el deporte… pero si en la vida.
 
Desde aquí muchas gracias a todos los que habéis creído en mi, me habéis apoyado, animado pensando en que los buenos resultados llegarían, que confías en mi mas que yo mismo y que tengo la certeza de que siempre podré contar con vosotros. Familia, amigos y compañeros, como dije el pasado Agosto en Pamplona, todos me empujáis.
 
También agradecer el apoyo incondicional de mi Club Atletismo Málaga, de mis patrocinadores people&fitnnes y Brooks, así como a los profesionales del Car de Sant Cugat y a los responsables técnicos de la federación, por poder disfrutar de unas ayudas, a las que no he podido responder con mis resultados.