La semana que viene se cumplirán dos años desde que dejé atrás mi cuidad natal, Málaga, y me trasladé mi lugar de residencia a Ripollet (Barcelona). El motivo principal todo sabéis cual es, consolidar una relación personal en la que llevaba tiempo inmerso. Con el cambio también nuevos proyectos invadieron mi vida, como prioridad mi actividad atlética y completar la formación en mis estudios. Pensé que el cambio sería mucho mas difícil, pero la comprensión tanto de los que dejé atrás como de los que encontré en mi nuevo destino,m ha hecho que estos dos años sean bastante fáciles y también felices.
A nivel atlético he tenido buenos y malos resultados, pero sobre todo he conseguido lo que me planteaba, seguir entrenando cada vez a un nivel mas alto y aspirar a cosas mayores.
Los estudios marchan por buen camino y espero que basten estos primeros meses para completarlos.
Y a nivel laboral se ha producido una novedad. Cuándo vivía en Málaga sabéis que combinaba mis entrenamientos con mi trabajo como monitor en el Colegio Academia Santa Teresa y entrenador de un pequeño grupo de atletas. Fueron experiencias enriquecedoras en las que conocí a gente maravillosa y tuve ocasión de poner en práctica mis conocimientos.
Desde que llegué a Barcelona no había vuelto al ámbito laboral. Mis entrenamientos y estudios ocupaban todo mi tiempo y dejaban poco para todo lo demás. 
Después de meditarlo y saber que mis clases en el Inefc concluían, viendo que el mundo del deporte profesional está mas difícil y que completar mis estudios con experiencia parece bastante interesante de cara al futuro, a parte de la retribución económica que también es necesaria, empecé a buscar algún trabajo que se ajustara a mis necesidades.
Así desde el mes de Julio formo parte del equipo de profesionales que trabaja en el gimnasio McFit de Barberá del Vallés, como entrenador personal.
Me muestro ilusionado ante esta nueva etapa, será un poco mas difícil combinar los entrenamientos con el trabajo en el gimnasio, pero facilidades para ello no me van a faltar.
Pasados once días del Campeonato de España Absoluto dónde ponía fin a la temporada 2011-2012 ya toca ponerse manos a la obra con la pretemporada, salir a correr, preparación física y porque no un poquito de BTT, en estas primeras dos semanas, que nos prepararán para las que vienen.
Lo mejor de todo que ante las puertas de lo que será mi decimotercera temporada atlética, estoy igual de ilusionado que en la primera, igual de ilusionado que en esos años en que aprovechando los últimos días de vacaciones en el colegio, acudíamos a la ciudad deportiva de carranque con las pilas cargadas y soñando con los objetivos que esperábamos conseguir.
ya habrá tiempo para entrar en materia, pero ahora es tiempo de programar, de ver dónde correremos, porqúe y para qué, de soñar como en todas las temporadas anteriores, que por muchos cambios que de la vida, seguimos en esto, con la ilusión intacta.