Después de una semana bastante intensa, que desde el comienzo de la temporada estival, tenía marcada en rojo en el calendario, ya estoy de vuelta a casa, con buenas y malas noticias por igual.
 
En el plano estrictamente deportivo, disputé dos competiciones de nivel, que se habían convertido en claves y objetivos, pero tras diez días ausentes del tartán, por problemas en los gemelos, tuve que rectificar, y planteármelas simplemente como un medio, para lograr avanzar en mi estado de forma.
 
Así nos presentábamos en Huelva el pasado Miércoles, viendo como se alejaba mi grupo de ritmo objetivo y peleando por no quedar descolgado. Las sensaciones fueron buenas hasta pasado el quilómetro 3,5; pero a partir de ahí perdí mucho tiempo por vuelta, acabando con unos malos 14.35 y cerrando la prueba.  Se que es consecuencia de no haber podido trabajar los ritmos específicos, pero aún así me deja mal sabor de boca por un lado y ganas de mejorar por el otro, en una distancia, los 5000m, que me tiene enganchado.
 
El Sábado arrastrando de nuevo problemas en los gemelos de Huelva, participábamos en el torneo federaciones en Avilés. De nuevo las sensaciones fueron bastante buenas, pero me sentí impotente al no poder poner toda la fuerza en mis zancadas y no luchar hasta el último metro. Un 6º puesto con 8.23 de marca, que me dejó mucho mas contento que Huelva, pero también mucho mas cargado. Tanto es así que hasta día de hoy arrastro molestias y los días van pasando en blanco en el calendario, sin que le podamos poner mucho remedio. Por comunidades autónomas, Andalucía regresó al 3º escalón del pódium, lugar que abandonamos el año pasado y que sin duda por la calidad de la selección, por su esfuerzo y por su lucha en la pista nos merecemos. Así que enhorabuena a todos los compañeros y el año que viene volveremos para dar mas guerra!
 
Antes de viajar de Huelva a Avilés, tuvimos una grata parada en Málaga.
El Jueves realizamos la presentación de los entrenamientos para la IV Maratón Ciudad de Málaga, a disputar el 8 de Diciembre, y de la cual soy el entrenador oficial. La cosa no pudo salir mejor, gran cantidad de asistentes, buen ambiente, turno de preguntas interesantes y para terminar un rodaje suave con unos consejos básicos. Estoy sorprendido por la acogida que ha tenido la iniciativa. Desde ese día creo que son mas de 20-30 correos electrónicos los que he contestado, en referencia a este tema. Desde la organización de la Maratón de Málaga estamos poniendo todo nuestro empeño y esfuerzo en que esta sea la mejor edición celebrada hasta la fecha, ir creciendo poco a poco y consolidando la prueba a nivel europeo, en unas fechas y unas condiciones difíciles de igualar. Pero como siempre digo, los protagonistas, sois vosotros, los atletas, sois los que con vuestra participación, con vuestra ayuda, con vuestro esfuerzo, hacéis que sigamos creciendo, así que muchas gracias a todos!
 
Por último entre viaje y viaje tuve la suerte de poder pasar unas horas en Navia, ver a amigos y familiares y disfrutar del occidente asturiano, dónde la ebullición del verano ya se empieza a notar. Los amigos del CB Navia me invitaron a su cena anual de fin de temporada. Quedé totalmente sorprendido, por la masa social que este club mueve y por la labor extraordinaria que están desarrollando por el deporte en Navia y Asturias. El nivel deportivo es muy alto, para tratarse de una villa de apenas 8mil habitantes, con equipos en todas las categorías y un futuro prometedor, pero el nivel humano es impresionante. Gran culpa de ello la tienen los hermanos Blanco, su desinteresado trabajo representa todo aquello que los que hemos vivido y estudiado el deporte desde pequeños, significa esta palabra. El CB Navia representa la palabra DEPORTE, en mayúsculas, es el objetivo, la forma de trabajar, el espejo en que toda entidad deportiva debería mirarse. Valores que los hacen grandes.
Tan grandes, que este año decidieron homenajear a uno de sus jugadores de los primeros años, que dejó el baloncesto por el atletismo, para seguir creciendo como deportista y como persona, y que hoy en día representa como nadie lo que a mi algún día me gustaría alcanzar en la vida, o por lo menos llegar a parecerme. Julio, mi inseparable compañero, liebre, chofer, AMIGO, cada vez que visito el occidente asturiano (o no, porque siempre esta presente), fue homenajeado por su trayectoria deportiva, por su labor pedagógica, por su servicio de ayuda a Navia, a los jóvenes y a la sociedad de forma desinteresada, y sobre todo y por encima de todo, por ser una maravillosa persona. Tanto él como su familia se merece este reconocimiento y que las 200 personas presentes, nos pusiéramos en pie y mostráramos con nuestro aplauso y con nuestras lágrimas, lo agradecido que le estamos.
 
Hasta aquí una intensa semana, de sentimientos y emociones, de análisis y reflexión, de saber que tengo que mejorar en muchos aspectos y seguir trabajando, pero que por estas cosas estoy completamente enganchado al atletismo y al deporte, y que espero quedarme muchos años. Primero como atleta de alto nivel, segundo como entrenador o guía para los demás y tercero como persona, por tener la oportunidad de haber conocido y seguir conociendo a todos los que con esta semana, he tenido la oportunidad de compartir algún momento. Gracias a todos, de corazón!
 
Para terminar os dejo unas cuantas fotos que resumen lo vivido estos días.
dorsal para Huelva

Con el amigo Rober Blanco, en la cena del CB Navia

Rodando con el amigo Rodri, por la playa de Navia

Foto publicada en la Nueva España, de la competición de Avilés

Promocionando en festival Navia Rock, que organiza mi amigo Jontra

Foto de familia, tras la presentación de los entrenamientos