Como ya escribí en mi anterior entrada, este año ha tocado adelantar las vacaciones por la lesión.
 
Después del diagnóstico definitivo y de hablar con el fisio, este me indicó que las 2-3 primeras semanas eran calve para una buena recuperación. Así pues decidí ponerme el mono de faena, centrarme en la recuperación y concentrarme en ella, como si de un entrenamiento mas se tratara.
 
Los primeros días lo importante fue el reposo total e intentar no forzar la zona (recordemos, sóleo y flexor de los dedos).
Posteriormente durante la primera semana comenzar a hacer ejercicios isométricos sin dolor.
En la segunda semana hacer los mismos ejercicios isométricos con carga progresiva, además de incluir una parte de aeróbico (elíptica, bicicleta, natación…etc)
 
Todo acompañado de sesiones de electro estimulación y masajes de descargas.
 
Tras dos semanas sin correr, parece que la lesión se va recuperando de forma satisfactoria. La primera semana no hice «Nada», lo que viene siendo estar tirado en el sofá y acudir a mi trabajo cuando me tocaba. Esta semana ya me he puesto un poco las pilas. El trabajo aeróbico te reconforta y de mientras he aprovechado para hacer musculación y reforzar algunos puntos débiles…
 
Esta tercera semana tengo pensado empezar con la primera parte de mis vacaciones de verano y coincidiendo con días libres en el trabajo, viajaré desde mañana Sábado hasta el próximo Viernes a Málaga, para visitar a mi familia y amigos.
 
El plan para esta tercera semana es mantener los ejercicios isométricos y el trabajo aeróbico, introduciendo ejercicios dinámicos. Además intentaré seguir con dos o tres días de musculación y si es posible combinarlo con natación.
 
La verdad que entrenar es difícil, pero dejar de entrenar y más cuando ves a todos tus compañeros haciéndolo, es más, pero bueno ahora es lo que toca, descanso, deporte salud, algún exceso pero vigilando de no pasarse y recuperación total, para volver cuanto antes a la rutina de entrenamientos.
 
La semana siguiente seremos testigos del Mundial de Natación de Barcelona, así que aprovecharemos para acudir a alguna de las diferentes pruebas, acompañado por un buen grupo de «Naviegos» que nos juntaremos en la ciudad condal.
 
Cuando vuelva me gustaría hablar de mis primeras zancadas, con ganas, mas ganas que nunca!